La fractura de cadera es una patología prevalente entre la población anciana, con más del 85% de los casos en mayores de 65 años (82 años de media en mujeres y 79 en varones). Se le considera una lesión grave, con complicaciones que pueden incluso poner en riesgo la vida. Casi siempre, una fractura de […]

La fractura de cadera es una patología prevalente entre la población anciana, con más del 85% de los casos en mayores de 65 años (82 años de media en mujeres y 79 en varones). Se le considera una lesión grave, con complicaciones que pueden incluso poner en riesgo la vida. Casi siempre, una fractura de cadera exige la reparación o el reemplazo quirúrgico, seguidos de meses de terapia física. Tomar medidas para mantener la densidad ósea y evitar las caídas pueden ayudar a prevenir la fractura de cadera.

Aunque la incidencia global está aumentando por el envejecimiento de la población, el uso de medidas preventivas y el control de la osteoporosis está condicionando una incidencia ajustada por grupos de edad menor que hace unos años.

A continuación, los factores de riesgo que podrían llevar a una fractura de cadera:

    •    OSTEOPOROSIS 
    •    DETERIORO COGNITIVO: los pacientes con enfermedad de Alzheimer tienen con más frecuencia estas fracturas.
    •    TRASTORNO DE EQUILIBRIO: como en la enfermedad de Parkinson.
    •    TRASTORNO SENSORIAL: deterioro visual, cataratas, deterioro auditivo.
    •    DEBILIDAD muscular en el anciano.


Tanto en un tipo como en otro es deseable una cirugía en menos de 72 horas tras la caída, para evitar complicaciones asociadas.

¿Cómo, entonces, prevenir este tipo de lesiones? 

Las dietas con suficientes proteínas son muy importantes para la curación de las heridas y las fracturas. Habrá que valorar los niveles de albúmina y proteínas en cada paciente y estimar la necesidad de suplementos.

Controlar la anemia si hubiera, hacer analíticas seriadas y tratar con Hierro si fuera necesario.

Los niveles de vitamina D en las personas mayores suelen estar bajos. La vitamina D es importante tanto para mantener unos huesos resistentes (previene osteoporosis) como para mantener la contractilidad muscular.

Tratar la osteoporosis si existiera.

Mantener un nivel de actividad física.

Evitar superficies irregulares y zapatos abiertos en los que se pueden resbalar.

Llevar bastón si hay dificultad o dolor en la marcha.


 Conoce toda nuestra línea de bastones Ergoactives y ten una recuperación integral junto a Ortopedias Pro. http://www.ortopediaspro.cl/productos/movilidad/bastones-44